miércoles, 4 de julio de 2018

Nº 12 Egiptología 2.0 (julio 2018)

Muy buenas tardes desde Edimburgo. Por motivos laborales me he mudado recientemente a esta ciudad, por lo que seguramente las entradas en el blog se verán aún más limitadas (lo lamento). Mi bliblioteca personal no me ha podido acompañar, y ya sabéis que es de ahí de donde extraigo la mayor parte de la información para escribir las entradas. No obstante, esto no afectará a mi habitual colaboración en Egiptología 2.0.
Castillo de Edimburgo
Un nuevo trimestre os traigo mi artículo para esta revista gratuita, la número doce ya, en el que continúo hablando de las reinas faraón. Pero, además, encontraréis más artículos interesantísimos de un montón de profesionales. Espero que la disfrutéis.
Egiptología 2.0- Nº 12
Para descargarla totalmente gratuita, pinchad AQUÍ. Hasta pronto.


jueves, 12 de abril de 2018

Colaboración en el programa "La puerta de la pirámide"

Buenas tardes, amigos del templo de Seshat. En esta entrada os traigo las dos colaboraciones que he realizado en los últimos meses en el programa de radio "La puerta de la pirámide", dirigido y presentado por Jorge Arijón, en Onda Diamante 98.3 FM.
El pasado 6 de marzo, con ocasión del día internacional de la mujer, fui invitada para hablar sobre las antiguas egipcias. Podéis escucharlo en el siguiente enlace (a partir del minuto 80): 

Mi última colaboración fue el pasado 10 de abril, en la cual intervine para contar la historia de la peculiar Omm Seti. Si no sabéis quién fue esta mujer, podéis averiguarlo en el siguiente enlace, a partir del minuto 192: 
Omm Seti
Aquí os dejo el enlace de la entrada del blog a la que hago referencia: ¿Se han encontrado momias en las pirámides?
Finalmente, quiero dar las gracias a Jorge por invitarme a su programa y a todos los radio oyentes que nos escuchan. Fue una gran experiencia para mí poder compartir un poquito de la historia de la fascinante civilización egipcia con todos vosotros. 

lunes, 9 de abril de 2018

Nº 11 Egiptología 2.0 (abril 2018)

Buenos días, amigos del templo de Seshat. Desde hoy tenemos ya disponible para descargar el número 11 de Egiptología 2.0, pinchando AQUÍ.
En esta ocasión mi artículo sobre las soberanas del Nilo ocupa la portada.
La sociedad del antiguo Egipto estaba dominada por la figura del faraón, que debía ser por norma general un hombre. Sin embargo, algunas mujeres de la realeza egipcia pudieron llegar a reinar como faraón, principalmente en momentos de inestabilidad política y crisis dinásticas en los que, digamos, no había un candidato masculino mejor [...].Para los antiguos egipcios era fundamental el respeto a Maat, es decir, el Orden establecido desde el principio del tiempo [...]. Que una mujer fuese faraón no dejaba de ser una ruptura de esa Maat, pero en ciertos momentos fue preferible a que accediera al trono un hombre que no tuviera sangre real y, por tanto, sangre divina. De ahí que ciertas mujeres de la realeza, con el apoyo de determinados cortesanos, accedieran brevemente al trono en tiempos de inestabilidad política.
Otros interesantes artículos que podemos leer en este nuevo número son: La vivienda de los antiguos egipcios, el uso del perfume, la pirámide de Kefrén, o la entrevista a la egiptóloga Rosa Pujol, entre otros. 
Reina faraón Hatshepsut
Recordad que Egiptología 2.0 es una revista totalmente gratuita y online, trimestral, en la que colaboran todo un equipo de expertos en esta maravillosa civilización que fue el antiguo Egipto. Que disfrutéis de la lectura.


jueves, 1 de febrero de 2018

Crítica de cine egiptomaníaco: "Dioses de Egipto" (2016)

Buenas tardes, amigos del templo de Seshat. En esta entrada de hoy os traigo la crítica de la película "Dioses de Egipto". Por fin una peli ambientada en el país del Nilo que no trate sobre momias, Cleopatras o Moisés barbudos. ¿Merecerá la pena? 
"Dioses de Egipto" (2016)
Sinopsis: la supervivencia de la humanidad pende de un hilo, pero Beck, un héroe mortal, está decidido a salvar el mundo y a rescatar a su verdadero amor. Para conseguirlo busca la ayuda del poderoso dios Horus, con el que establecerá una alianza contra Seth, el despiadado dios de la oscuridad, que ha usurpado el trono de Egipto, sumiendo al país en el caos. Para ganar la batalla contra Seth y sus secuaces tendrán que someterse a terribles pruebas de valentía y sacrificio. 
Este argumento podría ser el del 98% de las películas existentes: chico "elegido" salva al mundo y a la chica guapa, enfrentándose a múltiples peligros que le manda el malo malísimo, al que derrota con la ayuda de un héroe que se resiste a serlo. Originalidad lo que se dice, no parece que vaya a haber mucha. Salvo por estar supuestamente inspirada en la mitología egipcia.
"Hola, soy Toth, y descubrí que tengo 8 hermanos en el Diario de Patricia"
Empezamos. ¡Oh! El logo de Summit entertainment se asemeja a unas pirámides. Que originalidad. Egipto/pirámides, lo nunca visto.
Egipto es la cuna de la vida, según nos narra la voz en off, donde hombres y dioses viven juntos, pero no revueltos, que para eso los hombres son creación de los dioses. Y para dejar constancia de ello, los dioses son más altos (zasca para los bajitos). Parece que los guionistas se han tomado literalmente la perspectiva jerárquica del arte egipcio. 
Además, por sus venas corre oro (no voy a hacer bromas sobre el período menstrual) y pueden transformarse en la bestia que quieran, de ahí las cabezas de animales. 
El narrador nos sigue contando que existía un rey bueno al que el pueblo quería, que es, obviamente, Osiris, y un dios malo y envidioso, que no es sino Seth. Osiris tiene un hijo, que va a sucederle en el trono. Hasta ahí bien. 
En la variedad está el gusto
Entonces conocemos al jovenzuelo protagonista, llamado Beck, que resulta ser nuestro narrador, y que vive en una ciudad sin identificar, supuestamente en Egipto, junto a su guapa e igualmente jovenzuela novia, para la que roba vestidos en el mercado. Muy Aladdin todo. Viven en la pobreza, aunque él le había prometido vestidos y palacios de oro; vamos, lo que queremos todas las mujeres...Pero eso no les impide, aun estando probablemente en la Prehistoria todavía, tener una sonrisa Profident y un aspecto muy aseadito.

Por su parte, Jamie Lannister...Digo, Horus, tiene pinta de ser un poco vago y juerguista, ya que se ha quedado dormido el día de su propia coronación. Es lo que tiene montarse juergas todos los días; como luego limpian el destrozo las sirvientas humanas enanas...
Tengo que hacer mención aquí a lo ridículo que queda ver a los dioses, mucho más altos, andando entre sus bajitos sirvientes humanos, que parece que los van a pisar. ¿A quién leches se le ocurrió esto?
Como futuro rey, Horus necesita una reina. Pero a Hathor le parece un coñazo eso de estar sentada en un trono. Ella prefiere darse al bebercio, que por algo es la diosa de la embriaguez.
Viva el vino y las pirámides...
Todos los dioses acuden a la ceremonia, como la ¿Rubia? Neftis, que lo hace a bordo de una embarcación dorada, pero no por el Nilo, sino que su lujosa nave va volando gracias a un enjambre de palomas, que madre mía lo sucio que tienen que dejarlo todo. 
"Navegar por el Nilo está ya muy visto"
Pero no todo podía ser fiesta y jolgorio entre los multiétnicos dioses, así que en el último momento hace su sorprendente entrada Maléfica...Digo, Leónidas, digo Seth, para felicitar a su sobrino. Y, ya de paso, matar a su hermano Osiris y autoproclamarse rey. Que ya le toca a él, que está harto de desierto y de lo polvorienta que tiene siempre la casa. O algo así.
Oh! Yeah! Gerard Butler...Un escocés que no es pelirrojo interpretando a un dios egipcio que sí lo era...
La lucha entre tío y sobrino es inevitable. Pero no sin antes transformarse en...
PO- PO- POWER RANGEEEERS. A mi me gustaba la rosa.
Siguiendo el mito, ya sabemos cómo acaba esto: Seth derrota a Horus y le arranca los ojos a su sobrino, aunque aquí más bien parece que le pellizca los párpados. 
Y así comienza el reinado de tiranía del malvado dios del desierto: la humanidad es esclavizada para construir monumentos y estatuas con la cara de Gerard Butler, o de otra manera no alcanzarán el Más Allá, que en tiempos de Osiris era gratis. En cuanto a los dioses rebeldes, Seth y sus compinches les dan pa' el pelo y tienen que huir al exilio, a la fortaleza de Neftis (¿?), que recordemos que era esposa de Seth. Pero Hathor se queda con Seth, ya que parece que le van más los morenos que los rubios. 
A todo esto, aún no se ha mencionado ni una sola vez en la película el nombre de la diosa Isis, lo que realmente resulta curioso. Creo que cierto grupo terrorista pueda tener la culpa...
Creo que se me ha corrido un poco el "Rimmel"
El jovenzuelo Beck decide entonces aliarse con el tuerto de Horus, no por nada, sino porque su novia ha muerto y él quiere a toda costa que vuelva de la tierra de los muertos. Y eso solo puede hacerlo un dios. Así que con sus dotes de ladronzuelo consigue hacerse con el ojo de Horus, para que éste recupere parte de su fuerza y deje de estar tirado lloriqueando.
Los ojos de Horus son dos pedrolos azules, que el astuto Seth ha guardado por separado en dos sitios la rehostia de difíciles de penetrar, entre trampas, pinchos y simpáticos escorpioncillos.
Para derrotar finalmente al dios del desierto, la solución está en debilitar a Seth destruyendo no se qué pirámide que hay en el desierto; no iba a ser una humilde mastaba de adobe, eso no queda guachi ¿Cómo? Con las aguas del Nun por las que navega la barca del anciano dios Ra, interpretado por Geoffrey Rush. 
El anciano dios del sol Ra. Incluye escena de lucha contra Apofis. Y la tierra es plana
Pero en el último momento llega Seth (que oportuno) y todo el plan se va a la porra (y de paso le saca el cerebro a Thot). Es más, esto parece cabrearle tanto que está dispuesto a destruir la tierra para reordenarla a su manera, con la ayuda de la gigantesca serpiente Apofis (aquí una especie de gusano con más dientes que una película de caballos). 
Cual Jack el Destripador, Seth ha ido arrancando los órganos principales de ciertos dioses, en los que reside su principal fuerza, para hacerse un traje de power ranger de la hostia. Lo que le gusta el descuartizamiento a este dios...
Madre mía que pedrolo, ni Elizabeth Taylor, oiga.
Así que Seth digievoluciona en un tío super poderoso, Apofis está bebiéndose el Nilo, y los muertos se han quedado sin Inframundo. La peli ya lleva casi dos horas y todo pinta muy mal. Pero el amor lo puede todo: Beck y Horus sacan pecho para no decepcionar a sus respectivas churris y juntos derrotan a Seth. ¡Oh, si! La unión hace la fuerza! El amor lo puede todo! Gerard Butler va camino de convertirse en otro Sean Bean de tanto que se muere en las pelis, etc.
Horus aprende que debe dejar de ser un niñato de papá vividor y juerguista y gobernar a su pueblo con justicia, como su padre. Beck aprende que se puede confiar en los dioses, como le dijo la churri. Seth aprendió que un traje super reluciente a lo power ranger no te va a salvar de acabar mal, porque eres el malo y el malo debe acabar mal. Fin.
Hola, soy el verdadero Horus
Lo mejor: me ha gustado la actuación de Geoffrey Rush como el anciano y cansado, pero igualmente poderoso, Ra. Gerard Butler también (pero no por su actuación, le falta carisma como malo, sin duda por culpa del guión, a las pruebas me remito. Pero es muy guapo y alegra la vista). El esmeraldón de Hathor me sulibeya. Hathor interpreta bien el papel de "borrachilla simpática" y tiene buena química con Horus. 
Lo peor: Beck y su novia son totalmente innecesarios, ya que podría haberse hecho la historia perfectamente sin estos personajes, que son unos sosainas sin química ninguna. En cuanto a Horus, no veo al personaje, y no sólo porque Horus sin cabeza de halcón ni es Horus ni es ná, sino porque el actor está demasiado encasillado como Jamie Lannister.
A la peli le sobra media hora, porque al final se hace muy larga. Ya sabemos que Seth era muy malo, no hacía falta estirar tanto el chicle. 
El ninguneo a la diosa Isis (en una historia que la tiene precisamente a ella como una de las protagonistas) es descarado, no se menciona su nombre NI UNA SOLA VEZ en toda la película.
En cuanto a la estética y arte egipcios, apenas se ven esbozos en alguna columna o estatua por ahí perdidas. Los peinados, vestidos,  arquitectura, paisajes y personajes apenas se pueden clasificar como egipcios. Y la mezcla de dioses blancos, negros, rubios y morenos para que todo sea políticamente correcto me parece absurda. 
Pues podrías serlo de los personajes totalmente anti carismáticos e innecesarios
En resumen, "Dioses de Egipto" es una película que si tuviera media hora menos de duración y se ciñese un poco más al relato mitológico sería entretenida, ya que incluso tiene sus puntos de humor. Dos horas se hacen demasiado tediosas, e imita demasiado películas del estilo de Furia de titanes o Immortals, en las que parece que tiene más importancia crear muchas imágenes y bicharracos por ordenador, que pulir el guión y ser minimamente fieles a la Historia. Una última cosa: ISIS ISIS ISIS ISIS ISIS ISIS. Ya me he quedao a gusto.


martes, 23 de enero de 2018

Ramsés II, el hijo del sol (II parte): Faraón constructor

Rey de Egipto
Durante el tercer mes de shemu de 1279 a.C., en pleno verano, Seti I murió. El heredero, Ramsés II, tenía 25 años y varios hijos que garantizaban la sucesión.
Ramsés en su trono. Los dioses Seshat y Atum inscriben su nombre en la persea sagrada. Ramesseum
Después de los ritos de coronación, Ramsés eligió los nombres de titulación, como era costumbre. En su caso, estuvieron influidos por su admirado Amenhotep III, al cual quería emular para traer de nuevo a Egipto la época de conquistas y esplendor que el imperio egipcio había vivido durante el gobierno de su antecesor:
  • Nombre de Horus: Ka nakht Meri Maat (Toro poderoso, amado de Maat).
  • Nombre de Nebti: Mek Kemet uafjasut (El que protege Egipto y somete a los países extranjeros).
  • Nombre de Horus de oro: User renput aanejetu (Rico en años, grande en victorias).
  • Nombre de Nesut bity (praenomen): Usermaatra Setepenra (La justicia de Ra es poderosa, elegido de Ra).
  • Nombre de Sa Ra (nomen): Ramsés Meriamón (el hijo de Ra, amado de Amón).
El predominio de Amón y Ra, los dioses más importantes del momento, es evidente.
Nomen y praenomen de Ramsés inscritos en cartuchos
Faraón constructor
La principal función del faraón era mantener el Maat u orden en el país. Para ello, el rey debía realizar los ritos diarios en el templo (o en su lugar, los Sumos sacerdotes), las grandes ceremonias como la fiesta de Opet, defender el país de sus enemigos y construir monumentos para los dioses.
Sala hipóstila de Karnak, por R. Lepsius
Ramsés II cumpliría ampliamente con esta última obligación, sobre todo en los primeros años de su reinado. En Egipto, Nubia y Asia, el nuevo rey dejaría su nombre en monumentos de nueva construcción y sobre otros anteriores.
Tras la muerte de Seti I, su hijo se encargó de que se finalizaran las obras que habían quedado sin terminar, como la sala hipóstila de Karnak, el templo funerario de Seti I en Gurna, o el templo cenotafio de la ciudad sagrada de Osiris, Abydos. Aquí Ramsés también construyó su propio templo y se hizo representar en el monumento de Seti I como niño junto a su padre, delante de la larga lista de reyes de Egipto (con la excepción de aquellos condenados a Damnatio memoriae, como Akhenatón) para legitimar una vez más su ascenso al trono.
Lista real de Abydos
En Luxor (Tebas) Ramsés llevó a cabo una ampliación del templo añadiendo un patio y un nuevo pilono, al que precedían un par de estatuas colosales del rey y dos altos obeliscos, uno de los cuales fue trasladado a París en el siglo XIX, como regalo del pachá de Egipto Mohamed Alí a Francia. Fue instalado en la Plaza de la Concordia, donde aún se puede ver en la actualidad.
Patio construido por Ramsés II. Luxor
Pilono de Ramsés II, Luxor
Obelisco de Ramsés II, Plaza de la Concordia (París)
En la orilla izquierda del Nilo, como era costumbre al ser la tierra de los muertos, Ramsés comenzó a construir desde el primer año de reinado su templo funerario o templo de millones de años, más conocido por el nombre que le dio Champollion, el Ramesseum.  Su construcción duró 21 años y llegó a ocupar seis hectáreas de superficie, que además del propio templo funerario también incluían otro templo más pequeño para Nefertari y para la reina madre Tuya, y un pequeño palacio.
Además de funcionar como templo para rendir culto al rey fallecido, el Ramesseum también constituyó un enorme centro económico, administrativo y cultural. A su alrededor se levantaron las viviendas para los sacerdotes, además de talleres, oficinas, una biblioteca y una escuela de escribas (las llamadas "Casas de la vida") y almacenes abovedados para contener grandes cantidades de grano. Según Barry J. Kemp, los almacenes del Ramesseum podían alimentar a un total de entre 17000 y 20000 personas.
Del Rameseo también salían las provisiones para los artesanos de la ciudad de Deir el Medina, encargados de excavar y decorar las tumbas de los reyes.
Además, este templo tenía viñedos donde se cultivaban uvas con las que elaboraban un vino de gran calidad y prestigio.
Reconstrucción del Ramesseum
Aquí se encontró una estatua colosal del rey, derribada en el suelo y rota a consecuencia de un terremoto, que fue conocida desde la antigüedad como Ozymandias (deformación griega del nombre de coronación de Ramsés, Usermaatre). Esta estatua inspiró el poema de Percy Bysshe Shelley:
Estatua de Ramés II conocida como Ozymandias
Conocí a un viajero de una antigua tierra que dijo: <<dos enormes piernas pétreas, sin su tronco, se yerguen en el desierto. A su lado, en la arena, semi hundido, yace un rostro hecho pedazos, cuyo ceño y mueca en la boca, y desdén de frío dominio, cuentan que su escultor comprendió bien esas pasiones las cuales aún sobreviven, grabadas en estos inertes objetos, a las manos que las tallaron y al corazón que las alimentó. Y en el pedestal se leen estas palabras: "Mi nombre es Ozymandias, rey de reyes: ¡Contemplad mis obras, poderosos, y desesperad!" Nada queda a su lado. Alrededor de la decadencia de estas colosales ruinas, infinitas y desnudas se extienden, a lo lejos, las solitarias y llanas arenas>>. 
Reconstruccion del coloso de Ramsés II (Ozymandias). Por Christian Leblanc
En la antigua ciudad de los invasores hyksos, Ávaris, Seti I había construido un palacio, y había también un templo de Seth. Ramsés elegirá este emplazamiento para construir una nueva capital, Per-Ramsés, a comienzos de su reinado. El nombre completo de dicha ciudad sería Per Ramsés aa Nejetu, es decir, "El dominio de Ramsés grande en victorias".
El motivo de trasladar la capital al noreste del delta se debió al creciente interés egipcio en Asia; al estar más cerca de la frontera, el faraón recibía las noticias del este más rápidamente y, en caso de peligro, el ejército también podía actuar con más celeridad. 
Per Ramsés estaba rodeada de agua, lo que garantizaba la fertilidad de sus campos, y también tenía un puerto por el que recibir mercancías. Contaba con un gran palacio y templos dedicados a Ptah, Sejmet, Ra, Amón, el ya mencionado de Seth, y otro para la diosa extranjera Astarté. Los edificios principales estaban unidos por grandes avenidas. La presencia militar dejaba claro el origen estratégico de la nueva capital.
Per Ramsés. Según K. Kitchen
Encontramos una descripción de cómo pudo ser la vida en Per-Ramsés en la carta del escriba Pabasa al escriba Amenemopet:
He llegado a Per Ramsés y la he encontrado tremendamente próspera. Es un lugar de una belleza inigualable, parecido sin embargo a Tebas. Su fundador fue el mismísimo Ra. La vida en la Residencia es agradable; sus campos rebosan de todo tipo de productos saludables, y diariamente está bien abastecida de alimentos. Sus canales están repletos de peces, y los estanques de pájaros; en sus praderas abundan los verdes pastos [...]. Los frutos de los campos cultivados tienen regusto a miel. La cebada y el trigo colman los graneros [...]. En la ciudad abunda cada día la comida, y todos los que en ella habitan se regocijan y no tienen más deseos. En ella, los pequeños son semejantes a los grandes. Ven para que, en su honor, celebremos las festividades del cielo y las del solsticio de las estaciones [...]. Los jóvenes de la ciudad se visten día tras día con ropas de fiesta, el dulce aceite de oliva cae sobre sus cabezas, cuya melena es peinada de nuevo.
Pero la ciudad sería abandonada tiempo después, cuando los canales que la hacían tan fértil se secaron. Faraones posteriores harían trasladar los restos de la capital de Ramsés a la ciudad de Tanis, de modo que actualmente apenas queda nada de la magnífica "ciudad de la turquesa".
Arriba, reconstrucción de la escalera que conduce al estrado de la sala del trono en el palacio de Per Ramsés (Según W. Hayes), que también podemos ver en la recreación de abajo. 
En el país de Uauat (Baja Nubia) Ramsés II dejaría constancia de su poder sobre sus súbditos nubios con la construcción de una serie de templos de tipo speos y hemispeos (es decir, excavados en su totalidad, o en parte, en la roca). Estos templos son:

Templo de Beit el wali: dedicado a Amón Ra, Re Haractes, Anukis y Khnum. En sus muros vemos el dominio y sometimiento de los nubios al faraón, en escenas bélicas y en procesiones de productos exóticos que los súbditos de Nubia entregan al faraón. 

Ramsés II, acompañado de sus hijos mayores, luchando contra nubios
Templo de Beit el Uali. www.temples-egypte.net
Este templo fue comenzado durante el año dos de reinado de Ramsés, por lo que es el primero de sus templos nubios. En la década de los sesenta fue salvado de las aguas de la presa de Asuán, y vuelto a reconstruir junto al templo de época ptolemaica de Kalabsha.

Templo de Wadi es-Sebua: De tipo hemispeos, estaba dedicado a Amón Ra, Ra Haractes y a Ramsés divinizado. Recibe su nombre  (Wadi es-Sebua significa en árabe "Valle de los leones") por la avenida de esfinges que precede a la entrada. Fue lugar de residencia del Virrey de Kush.

Templo de Wadi es-Sebua
Templo de Derr: Tiene similitudes con el gran templo de Abu Simbel, ya que ambos son templos speos, y tienen una planta  y decoración similar. Además, también está dedicado a los dioses Amón Ra, Ra Haractes, Ptah y Ramsés divinizado. El faraón es representado haciendo ofrendas a distintos dioses, pero la decoración fue muy perjudicada cuando el templo fue reutilizado como iglesia por los primeros cristianos. Afortunadamente, este templo también fue salvado de las aguas de la presa de Asuán, y actualmente se encuentra muy cerca del santuario de Amada, de tiempos de Tutmosis III.

Templo de Derr de Ramsés II, situado en Amada. www.nilo.one

Gerf Husein: Aquí se excavó un hemispeos en honor del dios Ptah, Ptah-Tatenen y Hathor. Fue construido por artesanos locales bajo la supervisión del virrey de Nubia, Setau. Tras la construcción de la presa de Asuán en los años sesenta la parte del templo que no estaba excavada en la roca fue desmantelada y reconstruída en Nueva Kalabsha. Por desgracia, la mayor parte del templo excavado en la roca se dejó in situ, por lo que ahora se encuentra bajo las aguas, aunque su estado de conservación no era muy bueno.

Parte del templo de Gerf Husein rescatada
Parte del templo excavada en la roca, hoy bajo las aguas. Dibujo de D. Roberts
Los templos de Abu simbel: inspirándose en los templos nubios de Soleb y Sodeinga, construidos en tiempos de Amenhotep III, Ramsés encargó un ambicioso proyecto a su Virrey de Kush: Debían excavarse dos templos speos al norte de la segunda catarata. El Virrey Iuny eligió dos cerros rocosos, conocidos como Meha e Ibshek, donde se había rendido culto a Hathor. Así, comenzaba la construcción de dos de los templos más famosos de Egipto, al cargo del copero real de origen asiático, Ashahebsed.
En el primero se excavaría el Gran templo de Abu Simbel, dedicado a Amón Ra, Ra Haractes, Ptah y Ramsés divinizado. Su entrada estaba dominada por 4 imponentes estatuas sedentes del rey de 20 metros de altura, al que acompañaban, en menor tamaño, la reina Nefertari, la reina madre Tuya y algunos de los hijos del rey con sus dos primeras esposas.
En su interior, los muros nos muestran al rey como guerrero luchando en Qadesh, y como sacerdote adorando a los dioses.
En Ibshek se excavó el templo pequeño, dedicado a la reina Nefertari (por la que brilla el sol) y a Hathor. Su fachada consta de cuatro estatuas de pie del faraón, y otras dos de Nefertari, que tiene el mismo tamaño que su esposo. A menor tamaño aparecen los hijos de la pareja real.
Gran templo de Abu Simbel
Reconstrucción de  la policromía original del Gran templo
Templo pequeño de Abu Simbel. Sobreegipto.com
Ramsés y Nefertari ofrendando flores a la diosa Hathor
Originalmente, los templos de Abu Simbel estaban situados 60 metros más abajo y 150 metros más al este que en la actualidad. Esto se debe a su traslado en la década de los 60 a una ubicación más alta para evitar que quedaran inundados por la ya mencionada construcción de la presa de Asuán. Con un presupuesto de 40 millones de dólares, varios países colaboraron para salvar los templos de Ramsés II.
Traslado del templo de Abu Simbel
Puedes leer la primera parte "Ramsés, el hijo del sol" aquí.

Bibliografía:
-MENU, BERNADETTE (1998): Ramsés II. Ed. Ediciones B. España, Barcelona.
-DESROCHES NOBLECOURT, C. (1998): Ramsés II, la verdadera historia. Ed. Ediciones Destino. España, Barcelona.
-CASTELLANO, Nuria. "Abu Simbel, el gran templo de Ramsés II". National geographic Historia. 2011, nº 91. Páginas 28-39.
-CASTEL, Elisa. "Ramsés II, el faraón constructor". National Geographic Historia. 2013, nº 111. Páginas 32-43.
-ESTRADA, Fernando. "Ramsés II, el legado del gran constructor". National Geographic History. 2003, nº 1. Páginas 46-59.
    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
    Blogging tips
    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...