viernes, 3 de febrero de 2017

Crítica de cine egiptomaníaco: "La pirámide" (2014)

Buenos días, amigos del Templo de Seshat. Ayer, aprovechando que tenía la tarde libre, volví a ver la película "La pirámide" con la idea de escribir esta crítica/comentario para vosotros. Aunque advierto que tendrá spoilers.
"Solo entras una vez"...Y seguramente solo la veas una vez...
Sinopsis:
La doctora Nora Holden y su padre Miles están a punto de hacer el descubrimiento más importante de sus carreras, una pirámide egipcia que lleva 5000 años enterrada. Pero lo que van a encontrar en el interior de la pirámide les llevará al límite.
Personajes:
  • El arqueólogo Miles Holder
  • Su hija, Nora.
  • La reportera, Sunni
  • El cámara bobalicón
  • Michael, el noviete de la arqueóloga.
  • Capitán Mala Leche, no recuerdo su nombre

Los "protas", camino a la tragedia piramidal
La pirámide es un nombre muy original para una película ambientada en Egipto. O eso pensaron los creadores de esta historia de hora y media de duración.
Todo comienza en un caluroso mes de agosto de 2013 en El Cairo. Columnas de humo negro eclipsan las pirámides de Gizah.  Pinta mal la cosa.
Mientras tanto, un equipo de arqueólogos (formado por un padre y su repelente hija) ha descubierto una pirámide en el desierto. Pero, ¿Cómo es posible descubrir una pirámide? ¿No estaba a la vista? Pues no, estaba completamente enterrada en la arena. 
A pesar de que en Egipto parece que cada día está a punto de armarse un buen lío después de la revolución de 2011, con señores egipcios muy enfadados que rompen las lunas de los taxis, un equipo de documentalistas ha ido a grabar el hallazgo. Para ello, se trasladan al supuesto yacimiento en el desierto egipcio donde una pirámide de cartón piedra está siendo desenterrada con ¿Picos? Por otros señores egipcios con menos mala leche.
La reportera nos informa de que estamos nada menos que a 400 km al sur de El Cairo. Ahí es nada. Sí que se fue lejos este faraón a construir su pirámide. Y para ser más chulo que nadie, la construye sólo de 3 caras, no de 4. Y es que resulta que el faraón que la mandó construir no es otro que el polémico y peculiar Akhenatón (¡!)
De los creadores de “Seti I fue enterrado en Abu Simbel” llega: Akhenatón construyó una pirámide en pleno Reino Nuevo (y de tres caras). 
No obstante, parece que la hija no está de acuerdo con su padre. La pirámide no puede ser de Akhenatón. Pero no porque en esa época los reyes ya no se enterraran en pirámides, sino porque el hecho de estar totalmente enterrada demuestra que tiene chorricientos mil años.
Entonces llega el gran día: encuentran la que parece la entrada a la pirámide. Pero como anticipo de todos los peligros que vendrán después, al retirar las rocas para entrar sale expulsado un gas/líquido/cosa rara verde igualito que en cierta escena de "La Momia", que le cae en toda la jeta a uno de los obreros egipcio. Y claro, empiezan los rumores de que la pirámide está maldita. 
Pero ¡Oh, maldición! El Gobierno egipcio les ordena abandonar el yacimiento en 24 horas, debido al caos que existe en El Cairo entre los militares y los manifestantes. Aunque recordemos que están en un maldito desierto a 400 km de distancia…Pero de todas maneras mandan a un militar con mala leche para supervisar que se vayan.
A tomar por c*lo a vuestras casas

En un intento desesperado por recabar información de la recién descubierta pirámide, deciden enviar a Shortie, un pequeño robot teledirigido, como aquellos que metió Zahi Hawass en los conductos de ventilación de la Gran pirámide para un documental del National Geographic.
¿Aspergilosis, o posesión demoníaca?
El robotito se encontrará con simpáticos animalitos, que veremos más adelante, y estos mandan a Shortie a la m*erda. Y entonces, los protagonistas toman la inteligente decisión de entrar todos a buscar al robot.  1º error. Y para no perderse usarán una especie de hilo de Ariadna, que en realidad es hilo de ese transparente como el que usábamos de pequeñas para hacer pulseritas. 2º error (obvio)
Andan, andan. Oscuridad. Polvo. Oh y encuentran una sala llena de lanzas y armas, supuestamente para la otra vida, pero gracias al spray para detectar manchas de  sangre cual CSI que lleva la chiquilla (y que debe haber comprado en el Mercadona más cercano, no sé) descubren que fueron usadas y que no eran solo armas rituales. 1º aviso.
CSI Egipto
Entonces descubren que el cable de alta resistencia (jajajajajaja) se ha roto. Pero eso es imposible. Es un cable de alta resistencia. 2º aviso para salir por patas.
Y claro, se pierden. Pisan donde no deben, tocan lo que no tienen que tocar…Se cae el suelo y se pegan el h*stión del siglo. Pero lo peor está por llegar: Al noviete de la chiquilla le cae un pedrolo en la pierna, la reportera se encuentra a uno de los “simpáticos animalillos” que pululan por la pirámide y se lleva un susto de muerte, la reportera se pone histérica, algo se lleva al noviete herido y lo deja todo perdido de sangre, etc. Lo típico cuando entras en una pirámide inviolada.
Por suerte aparece el militar mala leche para salvarlos justo cuando los simpáticos gatetes iban a darles la “bienvenida”. Pero solo llevamos 45 minutos de peli y la cosa no podía terminar tan rápido, así que el papel del soldado llega a su fin, previo desmembramiento.
Un lindo gatito

Deben de nuevo buscar la salida solitos, pero como son un poco torpes vuelven a tocar donde no deben y a activar ingeniosas trampas pensadas para hacérselas pasar canutas. Aunque consiguen librarse, por el momento. No tiene tanta suerte la reportera histérica, que aparte de ser arañada por un gato sarnoso, termina empalada cual víctima de Vlad Tepes por culpa de un resbalón tonto…Pero no muere, y sus compañeros de aventuras acuden a rescatarla, teniendo lugar la escena más asquerosa e innecesaria de la película, pues no solo empieza a ser comida por los gatos sarnosos, sino que sus “rescatadores” son incluso peores al intentar “desempalarla”…Para arriba, para abajo, no es buena idea, vuelve a dejarla, que se le claven los pinchos…Lógicamente termina palmándola y sus inútiles rescatadores deciden proseguir la búsqueda de una salida. 
Andan, andan. Más polvo, más olor a caca de gato (tal cual)…Entonces se encuentran con el cadáver medio momificado del primo de Indiana Jones, por lo que descubren que no son los primeros en entrar a la pirámide…Mala pinta.
El primo de Indiana Jones, Paco
Y entonces ¡PUM! Hace su aparición estelar el gran Anubis, que literalmente le roba el corazón al arqueólogo para pesarlo en la balanza, como en el Juicio deOsiris. Y es que según lee la chiquilla en un sarcófago (¿?) Anubis fue encerrado en esta pirámide por los propios egipcios (¿?). Normal que se le ponga mala leche y vaya arrancando corazones, ¿Qué manera es esa de tratar a un dios?
Los años no te han tratado bien, Anubis
Finalmente, cuando la chiquilla, que a estas alturas de la peli es la única superviviente, está a punto de ser asesinada por el furibundo dios, es salvada por alguien inesperado: los gatos sarnosos, que se lanzan contra Anubis. Por lo visto la enemistad entre perros y gatos viene de antiguo...

Lo mejor: La pirámide de Akhenatón.
Lo peor: Ah, no, que no era de Akhenatón. Anubis y los gatos sarnosos.


1 comentario:

  1. Te juro que me parto...Voy a verla solo por contrastar punto por punto todo esto que cuentas...

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar

Hola, ¿Me dejas un comentario?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...