domingo, 3 de mayo de 2015

Reseña: "Nefertiti también usaba mascarilla"

Buenos días, amigos. En esta ocasión os traigo la reseña de uno de los libros que me envió Tombooktu, sello editorial de ediciones Nowtilus, con los que colaboro desde el pasado mes de febrero.
La obra a reseñar es Nefertiti también usaba mascarilla, de Ángela Bravo. Un título muy original, ¿Verdad?


Sinopsis
Conozca la belleza a través de la historia de la mano, entre otras mujeres célebres, de Cleopatra, Nefertiti y Madame Pompadour, sus consejos, sus trucos y sus secretos.
Nefertiti también usaba mascarilla narra cómo hombres y mujeres de culturas y épocas diferentes trataron de detener el inevitable paso del tiempo.
La autora analiza lo que ha sido la belleza en la historia del ser humano a lo largo de cinco capítulos en los que trata temas como el cutis, el cabello, las manos, el baño y el perfume.
La obra desvela los secretos de tocador y de seducción de mujeres legendarias como Nefertiti, Cleopatra, Popea o la emperatriz Sissi y nos lleva a desiertos y enigmáticos harenes, así como nos enseña las costumbres y tradiciones de sociedades milenarias sobre las que se asientan parte de nuestros conocimientos de cosmética. 
Ángela Bravo descubre los elixires de Nostradamus, los ungüentos y recetas más famosas, métodos sencillos que se pueden elaborar en casa y cuyos resultados sorprenden.

Opinión personal
Como os he comentado en más de una ocasión en este blog, poner la imagen de Tutankhamón o de Nefertiti en un libro o revista aumenta sus ventas sin ninguna duda, ya que son dos imágenes que todo el mundo asocia al antiguo Egipto y sus misterios. De modo que deduzco que esta es la razón de colocar a la bella reina egipcia (embadurnada en crema) en la portada y, además, usar su nombre para el título. Popea también usaba mascarilla no hubiera sido lo mismo, hay que reconocerlo. Como también tengo que reconocer que, tras haber leído el libro, me he encontrado con que el nombre de Nefertiti apenas aparece en unas pocas páginas.
A lo largo de cinco capítulos, la escritora nos cuenta de forma muy resumida la biografía de grandes personajes de la Historia, principalmente mujeres, intercalando el relato de sus vidas con las fórmulas para elaborar los productos de belleza que se supone que utilizaban; como, por ejemplo, los famosos baños de leche de burra de Cleopatra. Además, le acompañan varias fotografías de esculturas, retratos o carteles publicitarios antiguos, entre otras imágenes que, en mi opinión, hubiesen estado mucho mejor a color, en lugar de en blanco y negro, pues a veces apenas podemos percibir los detalles.
Ejemplos de sombreros de principios del siglo XX
Como digo, los capítulos son cinco y se dividen en:
1. El cutis: intercalando las brevísimas biografías de personajes tan alejados en el tiempo como, supuestamente, obsesionados por su belleza como Cleopatra o la condesa Erzsebet Bathory, la autora nos habla de cómo mantener en perfectas condiciones la piel gracias a tónicos y cremas hechos con productos naturales. Aunque considero un fallo meter en el mismo saco a mujeres cuya existencia histórica está más que demostrada, con otras que  aparecen en la Biblia (Jezabel y Salomé).
Busto de Popea, esposa de Nerón, que murió a causa de una patada de este, estando embarazada. También era aficionada a los baños de leche.
2. El cabello: la autora hace un repaso por las distintas fórmulas para cuidar el cabello, dividiéndolo en colores. Al mismo tiempo, nos habla de cómo los romanos cuidaban su cabello, en ocasiones con productos tan poco recomendables que más que beneficiarles les perjudicaban (alopecias, etc.). También nos habla de cómo solucionar problemas tan antiestéticos como la caspa con recetas totalmente naturales, o cómo elaborar nuestros propios jabones, haciendo un breve repaso por la historia de este producto.
Busto de mujer romana con un peculiar peinado
3. Las manos: En el tercer capítulo, dedicado a esta parte del cuerpo tan maltratada por su uso constante, vemos la importancia que ha tenido su cuidado a lo largo de la Historia, y el uso de guantes y distintas recetas para mantenerlas hidratadas y sin manchas. También nos habla brevemente de la historia del abanico, desde el antiguo Egipto hasta épocas más recientes.
4. El baño: Junto con el primero, el capitulo más interesante en mi opinión. De nuevo de forma muy resumida la escritora nos habla del ritual del baño desde los griegos y egipcios, pasando por las famosas termas romanas, el falso mito de la falta de higiene de la reina Isabel la Católica, los harenes árabes y la aparición (no sin polémica) de los trajes de baño y bikinis.
5. El perfume: el último capítulo está dedicado a los perfumes, dando especial relevancia a la figura de Madame Pompadour y la Francia del siglo XVIII, momento en el que los perfumistas franceses comenzaron a coger la fama que aún hoy conservan. Tampoco se olvida de mencionar el papel de la alquimia a la hora de fabricar estas esencias, destacando la importancia de las rosas sobre todas las demás flores.
En resumen, Nefertiti también usaba mascarilla es un libro en el que veremos un repaso rápido y, en ocasiones, demasiado superficial de la historia de la belleza a través de varios biografías de reinas, nobles y emperatrices. Como era de esperar, teniendo tan solo 272 páginas y pretendiendo abarcar tantos siglos, la autora no profundiza tanto como yo quisiera en la Historia
A veces se hace demasiado pesado leer receta tras receta sobre cómo elaborar una crema para las manos o un tónico para después del baño. También he echado en falta notas a pie de página donde la autora especificara de dónde ha sacado las recetas para elaborar los distintos productos de belleza, en lugar de limitarse a decir "como cuentan las crónicas", ¿Qué crónicas? 
Lo bueno es que está escrito de forma sencilla, de manera que se lee rápidamente, y las fotografías complementan perfectamente lo que estamos leyendo.

Nefertiti también se llamaba Nefertari:
En general (aunque resulte pesado en ocasiones leer receta tras receta, como ya he dicho) se puede decir que el libro me ha gustado. Aunque sea de manera muy somera, me gusta cómo la autora iba intercalando las vidas de estas famosas mujeres, con las costumbres de belleza e higiene en lugares tan distantes en el tiempo y el espacio, junto con las fórmulas para elaborar nuestros propios productos de belleza.
Pero siendo yo una egiptomaníaca y siendo este blog uno dedicado a la Historia del antiguo Egipto, me siento en el deber de comentar unos cuantos fallos que he visto relacionados con el país del Nilo.
Como he titulado a esta parte de la reseña, uno de ellos es que la autora confunde no una sino varias veces a Nefertari con Nefertiti, de manera que aparecen imágenes como estas:
Templo de Nefertiti en Abu Simbel
"Grabado del templo de Nefertiti"; esta imagen corresponde, en realidad, a la tumba de Nefertari en el Valle de las reinas.
Confundir a ambas reinas denota una gran falta de conocimiento sobre el antiguo Egipto, si tenemos en cuenta que son dos de sus más famosas reinas.
Además, comete otros fallos importantes como confundir fechas (situando a Akhenatón y Nefertiti ¡500 años antes de su época!) o no saber diferenciar un hombre de una mujer, como aquí:
En esta imagen (que es claramente una reproducción actual) se representa a un sacerdote (por la piel de leopardo) presentando ofrendas a la diosa Maat (por la pluma de su cabeza). Por lo que el pie de foto es erróneo.
Junto a estos errores en las imágenes, encontré otros como varias inexactitudes históricas en la biografía de Cleopatra (como decir que tenía amistad con los asesinos de César (!). Pero quizás el que más llamó mi atención fue el que tiene que ver con unos supuestos matrimonios homosexuales celebrados en el oasis de Siwa, sin especificar el contexto histórico (sobre la opinión que tenían los antiguos egipcios de la homosexualidad ya hablé aquí). Por no hablar de afirmaciones como esta, sin ningún fundamento histórico:
Nefertiti fue una reina culta, emprendedora y valiente que no tuvo una vida fácil. Cuentan que una de sus mayores tragedias consistió en que no estuvo enamorada de su esposo, sino de otro hombre al que había amado desde siempre y con el que solo compartió un tiempo después de enfermar Akhenatón.
Posiblemente la autora se esté confundiendo con el supuesto romance que hubo entre la reina Hatshepsut y el arquitecto Senenmut. Considero que estos fallos son graves en tanto, en cuanto podrían haberse evitado simplemente consultando una enciclopedia, no digo ya un manual sobre Historia de Egipto escrito por un profesional. Aunque consultando la bibliografía usada por la autora estos fallos son entendibles si tenemos en cuenta que la referente a Egipto se limita a Antonio y Cleopatra, de Shakespeare y Memorias de Cleopatra, de Margaret George.
Busto de Nefertiti, en piedra caliza y yeso, no en madera como se afirma en el libro
Como ya he dicho, Nefertiti también usaba mascarilla es un libro con una idea en principio interesante, pero que debería haber sido repasado con más cuidado a la hora de corregir pequeños (y no tan pequeños) errores históricos. Hasta el próximo domingo, amigos.

4 comentarios:

  1. Lamentable que salga un libro a la luz, con esos errores de nombres, ilustraciones e inexactitudes históricas, que denotan una grave falta de profesionalidad y de celo.

    Afortunadamente tenemos a los más entendidos, que se dan cuenta de esos detalles, algunos inapreciables para el gran público.

    Gracias Isa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Mariano. Así es, una pena que publiquen a gente que no es especialista en el tema, mientras que otros que nos hemos molestado en estudiar una carrera de Historia estamos en paro. Así es la vida, un saludo.

      Eliminar

Hola, ¿Me dejas un comentario?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...