jueves, 27 de noviembre de 2014

Exodus vs. Egiptología

Buenas tardes, lectores del templo de Seshat. Hace tiempo que no escribo porque estoy bastante liada con las últimas semanas del curso de egiptología que estoy haciendo, y que termino este mes de diciembre. Estoy aprendiendo un montón de cosas interesantísimas con los dos excelentes profesores y egiptólogos que imparten este curso gratuito, Josep Cervelló y José Lull. Mi más sincero agradecimiento por su profesionalidad y generosidad.
Ambos profesores nos ofrecen a los alumnos la posibilidad de plantearles preguntas en relación con la temática del curso, que son respondidas en varios vídeos en directo que después son colgados en youtube. A pesar de que se supone que debe preguntarse sobre los temas que se derarrollan en el curso, muchos alumnos preguntan sobre temas bíblicos. Y es que, por desgracia o por fortuna, mucha gente relaciona ambos conceptos, Egipto y Biblia.
Referente a esto, y dado que el mes que viene tendremos la enésima versión del Éxodo bíblico en los cines (muy impresionante con sus recreaciones por ordenador y sus efectos especiales, pero una versión sobada y requete sobada de la misma historia, a pesar de todo), me gustaría hablaros brevemente del Éxodo desde un punto de vista histórico y arqueológico.
Os dejo un vídeo del egiptólogo y profesor de la Universitat Autònoma de Barcelona, Josep Cervelló. En este vídeo se plantean varias preguntas, pero las que me interesan para esta entrada son las relacionadas con la Biblia.
Charlton Heston, más chulo que un ocho
El Éxodo bíblico, ¿Texto histórico o teológico?

Como dije, se responde a varias cuestiones. La del Éxodo comienza en el minuto 1:22:10
Especialmente interesantes son estas afirmaciones del egiptólogo:
  •  No hay ningún tipo de documentación (sobre el Éxodo) fuera de La Biblia.
  • Muy probablemente el Éxodo no es un episodio histórico como tal.
  • Cuando los arqueólogos han intentado ir a buscar el itinerario del pueblo israelita  por el desierto del Sinaí, que necesariamente (tanta gente) tiene que haber dejado rastro, no se ha encontrado ABSOLUTAMENTE NADA.
  • Desde el punto de vista arqueológico no hay ningún tipo de documentación.
  • La Biblia no es un libro histórico. Es fundamentalmente un texto sagrado.
  • Lo más probable es que tengamos que concluir que (el Éxodo) no pasó nunca.
  • Lo que es prácticamente imposible es que los israelitas estuvieran vagando por el desierto 40 años, toda esa cantidad de gente enorme, y no haya quedado vestigio ni de un campamento; cuando, para el Paleolítico, a veces tenemos documentación de campamentos de 4 personas, que han estado poco tiempo en un sitio y han dejado trocitos de sílex. Entonces, ¿Cómo no va a haber documentación arqueológica de algo tan impresionante como es el Éxodo bíblico?
  • La literalidad del Éxodo no es histórica, sin ninguna duda.
Escena de la película "Los Diez mandamientos"
"Los hijos de Israel partieron de Ramsés hasta Sukkot, unos seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños. Salió también con ellos una muchedumbre abigarrada y grandes rebaños de ovejas y vacas". Éxodo, cap.12, versículo 37.
Poco probable, como dice el profesor Cervelló, que semejante cantidad de personas y animales no dejaran ni huella de su paso.
Por otra parte, en "La Biblia desenterrada", el director del instituto de arqueología de Tel Aviv, Israel Finkelstein y el profesor de interpretación histórica Neil Asher Silberman no dejan dudas al respecto: Es imposible que una migración de semejantes proporciones haya sido pasada por alto en los textos egipcios.
Según estos mismos autores, si la salida de los hebreos se hubiera producido en el reinado de Ramsés II, habría sido imposible que vagaran por el Sinaí. Su presencia necesariamente habría sido detectada por las guarniciones que los egipcios mantenían en la zona. Durante el reinado de Ramsés II todo el territorio de Oriente Próximo hasta el río Orontes, en Siria, era un protectorado egipcio dividido en estados vasallos y la tierra de Canaán estuvo ocupada militarmente por sus fuerzas hasta el siglo XII a.C. Por tanto, la frontera entre Egipto y Canaán estaba rigurosamente controlada, de modo que de haber pasado por el área una muchedumbre, sin duda habría existido un informe.
Tenemos el caso de los Caminos de Horus, al norte de la península del Sinaí. El papiro Anastasi V nos sirve de testimonio de la buena comunicación existente entre estas fortalezas, a través de la mención de unas cartas intercambiadas entre dichas fortalezas con motivo de la huída de 2 esclavos:
El jefe de los arqueros de Tjeku, Kakemwer, al jefe de los arqueros Ani y al jefe de los arqueros Bakenptah (...): yo fui enviado desde palacio (...) al anochecer, persiguiendo dos esclavos (...). Cuando mi carta te llegue, escríbeme sobre todo lo que les haya pasado ¿Quién encontró sus huellas? ¿Qué guardia encontró sus huellas? ¿Quiénes están tras ellos? Escríbeme sobre todo lo que les haya pasado y cuánta gente has enviado tras ellos.
Es decir, si hay un informe sobre ¡Dos esclavos!, ¿Cómo no iba a haberlos sobre 600.000 personas, más animales, etc.? 
Por otra parte, la única mención egipcia al pueblo de Israel se encuentra en la "estela de la victoria", del reinado del sucesor de Ramsés II, Merenptah, pero sitúa a Israel en Canaán.
Estela de la victoria o, mal llamada, de Israel. Museo de El Cairo
En cuanto a las hipótesis de que los llamados apiru o habiru en las cartas de Amarna (capital de Akhenatón y Nefertiti) podrían ser los hebreos, el profesor y egiptólogo José Lull nos aclara la realidad sobre este grupo. Minuto 41.30
No son un grupo étnico, sino social. Es decir, no son un pueblo asociado a un territorio concreto, sino una serie de campesinos huídos al no poder hacer frente al pago de impuestos, que se organizaron en bandas con otros personajes y a través de razzias y saqueos, ocasionaban una gran inestabilidad en la zona próximo oriental. Poco que ver con los pobrecitos hebreos esclavizados, y más con los bagaudas, de finales del Imperio romano.

Errores históricos de Exodus
(O cómo no gastarse un duro en un asesor histórico)
A falta de ver la película en cuestión, tenemos los trailers que han salido hasta ahora. Y ya en ellos, en apenas tres minutos de duración, tenemos varios errores. No me refiero a pequeños errores de vestuario, de armamento militar, de falta de policromía en Abu Simbel o de aspecto físico del faraón (que era pelirrojo y blanco, y no moreno y rebozado en maquillaje oscuro, como el actor en cuestión), que haberlos los hay.
Sino a errores colosales propios de la historiografía del siglo XIX y no del siglo en el que estamos, en que muchos profesionales escriben libros muy buenos y bien documentados, que están al alcance de todos, señores de Hollywood incluídos. Dos en concreto son los errores históricos más atroces que he podido comprobar en los trailers: 

1. Que le den a los hipogeos, yo quiero una pirámide.
En varias secuencias se puede ver la construcción de varias pirámides que dejan a la de Keops a la altura del betún. Pero hay un pequeño, diminuto, chiquitín problema: que hacía siglos que no se construían pirámides como lugar de enterramiento de los faraones, mucho menos de un tamaño tan descomunal. Para la época de Ramsés II (faraón que Hollywood se empeña en presentarnos como el tirano del Éxodo) la forma de enterramiento de los faraones, y de todo el que pudiera costearse una tumba, eran los hipogeos, es decir, las tumbas excavadas en la roca de la montaña. Un claro ejemplo conocido por todo el mundo es El Valle de los Reyes. Bueno, para todo el mundo menos para los señores de Hollywood.
De nuevo, acudimos al profesor Cervelló para explicarnos el por qué de ese cambio. Minuto 1:52:30
Con el andar del tiempo, las pirámides se abandonan (como lugar de enterramiento) (...). A partir del Reino Nuevo, las tumbas ya no son pirámides (...). Las tumbas se convierten en hipogeos (...). Las razones son de carácter simbólico. 

2. Tira del pedrusco, Josué, que me da igual que lleves tres días sin comer.
Construir un hipogeo de estrechos pasillos no es tan impresionante como una pirámide en una gran explanada, ni se pueden lucir tanto las legiones de famélicos y mugrosos esclavos, ni se puede hacer restallar con tanto ímpetu los látigos de los capataces...¿nubios? "¡Anda, mira! Qué chuli, que políticamente correcto", dijeron los señores de Hollywood, "vamos a hacer que el que azota sea por una vez un hombre negro, en vez de ser el que recibe los latigazos". Que "modelnos" estos señores de Hollywood.
Pero la realidad, y esto lo sabe cualquiera que haya abierto un libro de historia recientemente (escrito en este siglo, no en el XIX), o incluso una revista tipo National Geographic, en las que hasta hace poco no era raro ver a Zahi Hawass contándonos su descubrimiento de las tumbas de los constructores de las pirámides, entre otras cosas, es que éstos eran egipcios libres. Aunque supongo que no se les puede pedir a estos señores de Hollywood abrir más de un libro a la vez, y está claro por cuál han optado ellos...
Hay que decir, además, que los constructores de las tumbas de los reyes, reinas y príncipes del Reino Nuevo eran, también, egipcios libres: los artesanos del poblado de Deir el-Medina. Que nos han dejado auténticas maravillas, como las tumbas de la reina Nefertari o la de Seti I.
Escena de la tumba de Nefertari, valle de las reinas.
Sobre la esclavitud en Egipto de nuevo nos habla este egiptólogo. Minuto 30:18.
Los esclavos son, fundamentalmente, prisioneros de guerra. Lo cual desmonta la versión bíblica de que los israelitas fueron hechos esclavos en el propio Egipto, cuando su número aumentó tanto que el faraón los consideró peligrosos. No eran prisioneros de guerra, sino ciudadanos libres que se habían, supuestamente, asentado en Egipto en busca de una vida mejor. Por tanto, desde el punto de vista egipcio sería impensable hacerlos esclavos de repente. Y de que esto no sería posible hay varios ejemplos a lo largo de la historia egipcia, siendo el más famoso el del pueblo de origen asiático, los hyksos, que se asentaron en Egipto en época de inestabilidad interior y que consiguieron, con el tiempo, coronarse faraones y gobernar Egipto durante más de cien años, hasta que el faraón Ahmose los expulsó ¡Jolín! menuda diferencia entre hacerse faraones y construir pirámides a latigazos...Y lo mismo pasó con los libios y los nubios, faraones de Egipto durante el Tercer Periodo Intermedio. Me parece que no se llevaba eso de matar niños extranjeros en Kemet (Egipto), por mucho que diga la Biblia...
Otra versión más del tiránico faraón, Ramsés II. Uff, que cansinos. Escena de El príncipe de Egipto
¿Ahogado en el Mar Rojo? (Ramsés, no te metas pa' lo "jondo")
Finalmente, y dado que se empeñan en ponernos a Ramsés II el Grande como el faraón del Éxodo, hay que decir que, aunque se hubiera producido un éxodo, el faraón nunca hubiera sido Ramsés II. Basta con ver su momia para comprobar que no murió ahogado en el Mar Rojo cuando las aguas se cerraron (¿En serio en noviembre de 2014 (después de Cristo) alguien se sigue creyendo que un señor con un palo abrió el mar en dos?) Se trata de un anciano de 90 años, que apenas podía moverse ni comer durante los últimos años de su vida. Los estudios realizados a su momia en los años 70 en Francia cuando fue restaurada revelaron que tenía varias dolencias: padecía un absceso fistulizado en la región sub-mentoniana, purulento, que muy posiblemente le causó la muerte por septicemia. Además, tenía las vértebras de la columna vertebral completamente soldadas entre sí, lo cual le hubiera impedido caminar bien o girarse y agacharse con normalidad, por la rigidez. Vamos, menudas condiciones para ir a perseguir en carro a nadie...
Momia de Ramsés II. Museo de El Cairo. Fuente: Arquehistoria.com
En conclusión, los esclavos en Egipto procedían de las guerras; eran, por tanto, prisioneros de guerra, de modo que no es posible que los supuestos israelitas que se habían asentado en Egipto 400 años antes del Éxodo fueran hechos esclavos, sin una guerra de por medio. Entonces, siendo hombres y mujeres libres, nadie podría haberles obligado en el antiguo Egipto a permanecer en tierra egipcia, en contra de su deseo.
Más bien al contrario, eran los mismos extranjeros (libios, asiáticos, etc.) quienes entraban en Egipto, una tierra fértil y con acceso fácil al agua gracias al Nilo, en épocas de carestía. De hecho, tanto es así que en Egipto varias dinastías de reyes extranjeros se hicieron con el poder, empezando por los asiáticos hyksos y terminando por los romanos. De ser ciertos los planteamientos del Éxodo, el faraón, llámese como se llamase, habría mandado masacrar a esos extranjeron en caso de ver que suponían un peligro para la estabilidad de Egipto y para la hegemonía del poder en manos de egipcios. Por el contrario, varios extranjeros se hicieron con altos puestos de la administración y del templo, no solo ya como visires sino, como he dicho, como faraones.
La conclusión por tanto es, como dice el profesor de estudios bíblicos de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido, Philip Davies, que los judíos no fueron de Egipto a la Tierra Prometida, sino que eran aborígenes de Canaán. Nunca se movieron de allí. Las comunidades israelitas se formaron a partir de varios grupos nómadas asentados en las tierras altas de Palestina que durante el II milenio a.C. experimentaron un gran crecimiento demográfico.
De modo que el relato bíblico del Éxodo podría estar basado, con evidentes cambios (debidos, entre otras cosas, a la transmisión oral del relato), en la expulsión de los hyksos, un pueblo de origen asiático, que había ido asentándose poco a poco en Egipto en épocas de inestabilidad y crisis interna, de modo que se hicieron con el poder, teniendo varias dinastías de faraones hyksos, que finalmente fueron expulsados por el faraón tebano Ahmose; es decir, fueron expulsados porque los egipcios no los querían en su territorio, para nada se les retuvo, ni mucho menos se les persiguió para que no abandonaran el país.
Finkelstein y Silberman señalan en su obra que los primeros libros de la Biblia se sistematizaron hacia el siglo VII a.C., cientos de años después de que, de ser ciertos, se hubieran desarrollado los acontecimientos bíblicos referentes a Egipto: "Quienes encargaron su redacción (de los primeros libros de la Biblia) seguramente se hallaban sumidos en una crisis política, así que mandaron elaborar varios documentos que sirvieran a sus propios fines. El texto resultó ser espléndido, pero de ninguna forma se ajusta a la Historia".
¡Y otra versión más! Esta no la he visto, pero no creo que varíe mucho. No todo van a ser superproducciones de Hollywood, también hay sitio para los Moisés low cost, o cómo aprovechar las barbas de plástico de las cabalgatas de reyes y el disfraz de egipcia "putilla" de Halloween.
Por cierto, música de Coldplay para una película épica como ésta, ¿En serio? JA JA JA JA...nada más que decir. Bueno, sí. Señor Sir Ridley Scott, apúntese el año que viene al curso de egiptología de coursera.

Bibliografía:  
- LLAGOSTERA, Esteban. "Viaje póstumo a París de Ramsés II". Espacio, tiempo y forma, serie II, Historia antigua. 2010, t.23, pp. 61-89.
- "La Biblia no tenía razón". Muy interesante, Muy especial, El verdadero Egipto faraónico. 2004, nº 67, pp. 76-81.

8 comentarios:

  1. Me han encantado el texto, muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. la verdad me he reido un mogollon con tus comentarios en Off(parece que los hubiera hecho yo mismo), broma aparte esta genial tu blog

    ResponderEliminar
  3. Estupenda critica. Hay errores en la pelivula evidentisimos hasta para un profano en la materia. En fin una decepcion de pelicula con tanto error de bulto. Y una pena porque con lis medios que tienen podtian haberla hecho bien. Saludos y me ha encantado leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macarena. Es cierto que es una pena que con el director y el presupuesto que se tenía para esta película se hayan cometido tantos fallos históricos (no incluyo aquí todo lo referente a la Biblia, porque considero que esto no es historia). Gracias por tu comentario y por leerme, un abrazo.

      Eliminar

Hola, ¿Me dejas un comentario?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...