viernes, 26 de septiembre de 2014

Los orígenes de Egipto (parte I): la dinastía 0.

Buenas tardes. En esta entrada voy a hablaros de los inicios de la civilización egipcia, y sus primeros reyes. En concreto vamos a empezar con el denominado Período Predinástico (5300-3000 a.C.), dentro del cual se sitúa la llamada Dinastía 0, que reúne a los primeros monarcas conocidos. La cronología está tomada del libro "Historia del antiguo Egipto", de Ian Shaw.
Cronología del período predinástico. Fuente: "Hª del Antiguo Egipto", Ian Shaw
La dinastía 0 (3200-3000 a.C.)
La aridez provocada por la progresiva desertización de lo que hoy conocemos como desierto del Sahara durante el Neolítico, y que anteriormente había sido una enorme sabana plena de vegetación y grandes herbívoros que cazar, obligó a los grupos humanos que habitaban allí a buscar refugio en las fértiles riberas del Nilo.
Así, con el tiempo surgirían en Egipto dos centros o comarcas con culturas materiales diferentes: uno al norte (Bajo Egipto) y otro al sur (Alto Egipto).
 Egipto (www.egiptología.com)
En este último, donde surgió la llamada cultura de Nagada (o Naqada) I, II y III (siendo esta última la correspondiente al período de la dinastía 0), se fundaron ciudades como Nagada, Hieracómpolis (la ciudad del halcón, por el culto al dios Horus, conocida como Nejen en egipcio) o Tinis (cuya necrópolis se conoce como Abydos), que llegarían a enfrentarse entre sí. No obstante, con el tiempo y tras una probable combinación de enfrentamientos bélicos y pactos, los reyes de Tinis/Abydos irían haciéndose con el control de estas otras ciudades rivales del sur de Egipto, convirtiéndose finalmente en capital del reino unificado del Alto egipto, estableciendo así la necrópolis real en Abydos (actual Umm el-Qaab). Es probable que el protagonista de esta unificación del Alto Egipto en un solo reino fuese el conocido como Rey Escorpión, enterrado en la tumba U-J.
Cerámica de tipo Nagada II, decorada con gacelas.
Entre los reyes de esta dinastía 0 destacan el denominado Rey Escorpión y Narmer, el unificador

Una vez unificado todo el Alto Egipto bajo un solo rey, los monarcas de la dinastía 0 pusieron todo su empeño en conquistar la zona del norte, o Bajo Egipto, con la cual ya habían tenido enfrentamientos anteriormente; de todo esto es prueba las paletas votivas en las que se pueden ver representaciones de enfrentamientos con las gentes del norte. Pero no sería hasta el reinado de Narmer que se consiguiera reunir ambas zonas geográficas bajo el dominio de un solo rey, dando comienzo a 3000 años de control de los faraones sobre Las Dos Tierras.
"Paleta de los buitres", llamada así por las aves que devoran los cuerpos de los vencidos. El león representa al vencedor. Es una representación simbólica de la victoria sobre las gentes de la tierra del papiro, es decir, del Bajo Egipto, que aparece mencionada en los jeroglíficos
¿Quién era el rey Escorpión?
Al hablar de este rey a más de uno se le vendrá a la mente esta imagen:
No no, este no es nuestro rey Escorpión. Cualquier parecido con la realidad es pura casualidad, si es que hay alguno.
En realidad, tenemos evidencias arqueológicas no de uno, sino de hasta dos posibles hombres con este nombre. No obstante, hay que dejar claro que "Escorpión" no sería su nombre de pila, no se llamaba así, sino que se trataría de un epíteto o título para identificar al rey con este poderoso animal (como era el caso del título "Horus". En esta época el rey aún no era llamado faraón, eso sería varios siglos después).
Las evidencias arqueológicas de la existencia de estos reyes relacionados con un escorpión son:
  •  En primer lugar, la maza ritual del "rey Escorpión", encontrada en el templo de Hieracómpolis, donde se puede ver a un rey llevando únicamente la corona del Alto Egipto. En la parte superior, las avefrías ahorcadas simbolizarían una serie de provincias o tribus, posiblemente del norte, derrotadas y conquistadas. El rey lleva un azadón para abrir un dique mientras un sirviente sostiene una cesta para recibir la tierra; portadores de abanicos y estandartes y mujeres bailando resaltan la importancia de semejante acto, que subraya el papel del rey como garante de prosperidad y estabilidad. Sin embargo, esta maza plantea un problema, y es que el signo del escorpión no aparece dentro de un serej (el recuadro que representa la fachada de palacio, con Horus en su parte superior, usado en esta época para escribir en su interior el nombre del rey), lo cual supone una única excepción con el resto de reyes. Por tanto, no podemos considerar al cien por cien que este rey sea otro "rey Escorpión". Y en tal caso, dada la similitud con la paleta de Narmer, es posible que este rey de la llamada maza del rey Escorpión sea, realmente, Narmer.
    Maza ritual del rey Escorpión, llevando la corona blanca.
  •  Por otro lado, tenemos constancia de la existencia de un Rey Escorpión anterior (unos 100 años antes, al menos, del representado en la maza) a raíz del descubrimiento de su tumba en la necrópolis real de Abidos en el año 1988 por los arqueólogos Werner Kaiser y Günter Dreyer. 
Tumba U-J (de Horus Escorpión). Necropolis de Umm-El Qaab (Abidos)
Pincha aquí para ver la segunda parte: Narmer, el unificador.
Aquí puedes ver un interesante documental sobre el nacimiento de Egipto.

Bibliografía: 
- GUIDOTTI, María Cristina; CORTESE, Valeria. (2002): Antiguo Egipto. Tikal. España, Madrid.
- SHAW, Ian. (2007): Historia del antiguo Egipto. Ed. la esfera de los libros. España, Madrid. 
- SILIOTTI, Alberto. (2006): Egipto. Ed. Folio. España, Barcelona.

2 comentarios:

  1. Me gusta mucho tu forma de contar... Gracias por hacernos disfrutar de Egipto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Marisa. Gracias a ti por leerme, un saludo.

      Eliminar

Hola, ¿Me dejas un comentario?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...